Amistad Judeo-Cristiana

Aparición de la Virgen María a Alfonso de Ratisbona.

Alfonso de Ratisbona (1812-1884), abogado, banquero muy rico, judío pero libertino. Despreciaba particularmente a la Iglesia Católica y al clero. Resentía que su hermano Teodoro se hubiera convertido y ordenado sacerdote.

En 1842, Alfonso de Ratisbona se encontraba en Roma. Allí se encontró con el Barón De Bussiéres, francés converso del protestantismo, hombre devoto y consciente de su responsabilidad de evangelizar. Éste le contó de los milagros que estaban ocurriendo por medio de la Medalla Milagrosa.Pero Ratisbonne lo rechazó tildándolo de supersticioso.

El Barón no se dio por vencido y desafió a Ratisbona a someterse a una simple prueba sobre la eficacia de la Medalla. Debía llevarla y rezar el Memorare todos los días. Ratisbona, ante la insistencia del Barón y para demostrar que nada le iba a persuadir a convertirse, se puso la Medalla. El Barón y un grupo de amigos se comprometieron a rezar por la conversión de Ratisbona. Entre ellos, el conde Laferronays, que estaba muy enfermo y ofreció su vida por la conversión del “joven judío”. Ese mismo día entró en la Iglesia y rezó 20 Memorares por esa intención, sufrió un ataque al corazón, recibió los sacramentos y murió.

Durante la noche del 19 al 20 Alfonso se había enfrentado con la visión de una Cruz, limpia y desnuda, que le atormentaba en el corazón. El día siguiente, el 20 de enero de 1841, el Barón se encontró con Ratisbona cuando iba a la Iglesia de Sant Andrea delle Fratte, cerca de la plaza de España en Roma, para hacer los arreglos de un funeral. Los dos entraron en la Iglesia y Ratisbona se quedó mirando las obras de arte mientras su amigo estaba en la rectoría. De pronto, el altar dedicado a San Miguel Arcángel se llenó de luz, y se le apareció, majestuosa, la Virgen María, tal como en la imagen de la medalla que llevaba al cuello. El se arrodilló y se convirtió. Más tarde escribió:

«Una fuerza irresistible me llevó hacia ella. Ella me pidió que me arrodillara. Ella no dijo nada pero yo lo entendí todo».

Cuando el barón regresó de la rectoría se encontró a su amigo orando de rodillas con gran fervor frente al altar de San Miguel. Ratisbona entonces le dijo que deseaba confesarse y prepararse para entrar en la Iglesia. El 31 de enero recibió el bautismo, la confirmación y la comunión de manos del Cardenal Patrizi.

La conversión de Ratisbona fue muy famosa y tuvo gran impacto en una cultura muy influenciada por el racionalismo, que rechaza las realidades espirituales. En 1847 Alfonso de Ratisbona fue ordenado sacerdote jesuita. Su hermano inspirado por su conversión fundó la congregación de “Nuestra Señora del Sión”, con sede en Israel, cuyo carisma es la evangelización del pueblo judío (Romanos 11, 25-26).

El San Miguel del altar del milagro en San Adreas de Fratte ha sido remplazado por una gran pintura de la Virgen según Ratisbona la describió. (San Miguel fue movido a otro lugar de la misma iglesia) El Papa San Juan Pablo II visitó y oró en el altar de la aparición.

Altar de la Madonna del Milagro, Iglesia S. Andrea delle Fratte, Roma.

Fuentes: https://www.corazones.org/maria/ratisbonne_medalla_milagrosa.htm

https://aparicionesdejesusymaria.files.wordpress.com/2011/06/aparicic3b3n-de-la-virgen-y-conversic3b3n-instantc3a1nea-de-alfonso-ratisbonne.pdf

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestra revista:

El Milagro de Alfonso de Ratisbona

Webinar ‘¿Es posible una amistad judeo cristiana?’

Conferencia “La fascinación por lo Judío”

Conferencia “El Cuarto Mandamiento ‘Honrar padre y madre’ desde el punto de vista judío y cristiano”.

Conferencia «La Comunidad de los Judíos Karaítas; historia, tradiciones y costumbres»

Consejo internacional de cristianos y judíos

Centro de Estudios Judeo-Cristianos